Feb 16

¿Por qué las empresas no presentan concurso de acreedores?

Tags: , , ,

Artículo en Expansión sobre “Concurso de Acreedores?

Hoy nuestra socia Sara Gómez ha publicado en el periódico Expansión un artículo sobre las verdaderas razones de por qué las empresas no presentan Concurso de Acreedores desde el punto de vista de un empresario.

Os dejo el enlace.

Publicación en el periódico Expansión

 

Reproducimos a continuación este artículo:

Llevo años leyendo artículos que hablan de por qué las empresas no presentan concurso de acreedores y siempre lo resumen igual: el sistema no es bueno. ¿Pero alguien se ha planteado que le pasa al empresario realmente por la cabeza?

Es cierto que el sistema no es adecuado, pero la razón fundamental por la que los empresarios no presenten concurso es el miedo.

Yo, como Administradora Única de una promotora, durante muchos años, desde el 2008 hasta el 2014 en que presenté concurso, me acostaba y me levantaba siempre con la misma sensación, una sensación de impotencia tremenda, y un sinfín de preguntas sin respuesta. Tenía que salir de la crisis y diseñar una estrategia, así que me marqué tres objetivos:

Negociar con los bancos.
Entregar a mis clientes sus viviendas terminadas.
Que todos mis proveedores y trabajadores cobrasen.

Estuve haciendo numerosas reestructuraciones bancarias, daciones en pago… y conseguí negociar con las entidades bancarias para poder terminar todas las promociones que tenía a medias y así conseguir que mis clientes, aquellos que habían confiado en mi empresa para comprar su primera casa, la tuvieran. Durante esos años fui consiguiendo dichos objetivos y reduje mucho la deuda, mis clientes tenían sus casas si querían comprarlas (hay que tener en cuenta que el mercado bajó y a muchos ya no les interesaba), mis proveedores cobraron aunque con quitas, y mis empleados nunca dejaron de cobrar.

Pero nos encontramos con una piedra en el camino: el gobierno decidió crear una empresa a la cual se le traspasaron los créditos hipotecarios de los bancos y cajas en crisis – activos tóxicos los llamaban, ¿desde cuando una vivienda o un terreno es algo tóxico? -, y creó una normativa que hizo prácticamente imposible que aceptara daciones en pago. Así que me vi obligada a presentar Preconcurso, con ello conseguí que algún banco todavía reacio se quedase con los bienes hipotecados, y seguí reduciendo la deuda, pero se acabó el plazo y tuve que presentar Concurso

Otra vez más impotencia y más preguntas sin respuesta: ¿Podré llegar a un convenio dentro del concurso? ¿Cómo será mi Administrador Concursal? ¿Como manejará mi empresa?…Todos hemos oído muchas cosas sobre los concursos, cosas que te dicen conocidos, amigos que están en tu situación… y entonces volvía el miedo.

Todavía me acuerdo del día que conocí a mi Administradora Concursal. Me sentía como un cordero que llevaban al matadero, pero poco a poco vi que yo había tenido suerte. Ese es uno de los grandes miedos que tienen todos los empresarios y yo sólo esperaba que la mía fuera una persona sensata, que cumpliera la misión que se le había asignado. La primera frase que me dijo cuando nos sentamos fue: esta empresa va a liquidación, sé que es duro lo que te digo, pero prefiero ser clara, vamos a intentar cerrar un convenio en seis meses y sino a liquidación. Cuando se fue he de reconocer que pensé que no tenía ni idea, que la empresa la había sacado adelante con mucho esfuerzo, que había llegado al concurso tras reducir casi la mitad de la deuda… y que no iba a venir nadie diciéndome que esto se había acabado.

Me volví a sentar con las distintas entidades bancarias y conseguí cerrar un acuerdo con prácticamente todas… pero el obstáculo insalvable siguió ahí: la empresa que había creado el gobierno seguía sin admitir daciones en pago.

Así que contra todo pronóstico, fui yo quien hablé con mi Administradora Concursal y juntas solicitamos la liquidación. Sí, suena muy duro, y lo es; porque todo lo que has invertido, no sólo hablo de dinero, sino de tiempo, esfuerzo, ilusión… todo lo pierdes y además te sientes perdida.

Y llegó la última fase de mis pesadillas: la calificación del concurso. Para aquellos que no lo sepan, que se califique el concurso como culpable significa que responde el Administrador de la sociedad con todos sus bienes presentes y futuros, y yo tenía familia, lo había hecho todo bien…, pero ¿la Administradora Concursal que pensará? , ¿Y el fiscal? Llegó el día: la Administradora Concursal emitió el informe calificando el concurso de fortuito, el fiscal lo ratificó y el juez cerró la pieza de calificación. Por fin pude volver a respirar.

En definitiva, los empresarios no solo no presentan concurso por el sistema, sino por el miedo a qué pasará, por la impotencia, por la sensación de fracaso y por ver como se va todo por lo que has luchado.

No comments yet.

Leave a Comment

reset all fields