20 Años como expertos en gestión de Concursos de Acreedores

Un Concurso de Acreedores es la situación mas complicada posible dentro de la empresa. Tanto si eres la empresa que presenta  concurso como si eres el proveedor acreedor que te encuentras con tus facturas impagadas.

El camino es difícil, pero si te llevan de la mano y te asesoran, el camino es menos difícil y saldrás adelante.

Gracias a la mediación y gestión de un abogado experto puede terminar en un proceso que sea lo más beneficioso para todas las partes. 

No es fácil, es un camino largo y duro. En un estas situaciones se mezcla lo PROFESIONAL con lo PERSONAL, la gran empresa con el pequeño autónomo. En todos los casos, y después de gestionar muchos concursos, preconcursos o suspensiones de pago, solo hay una solución: Que un abogado experto en concursos te guíe durante todo el camino, y solo así poder salir adelante.



Preconcurso de Acreedores

Estudio de la sociedad. Preparación de documentación, prevención de insolvencia y mecanismos para salir de la insolvencia.



Concursos PyMES y Autónomos (persona física)

Eres autónomo o una PyME también puedes presentar concurso con el fin de salir adelante.



Impago de deudas y facturas

La presentación de facturas, confirming, pagarés, deudas de más de 60 días. Todo lleva un camino estricto y un calendario que tiene que ser gestionado.

Concurso de Acreedores

Planes de viabilidad, liquidación, mediación con acreedores, todo para salir adelante en cada una de las fases del Concurso.



Ayuda a los Acreedores

Si eres proveedor y te has encontrado con un Concurso de tu cliente, estar asesorado es el único y mejor camino.



Concurso de Acreedores Voluntario

La empresa, puede presentar concurso sin que otra empresa lo haya solicitado en el juzgado de lo mercantil.

Preguntas sobre los Concursos de Acreedores

¿qué empresas pueden solicitar concurso de acreedores?

Cualquier empresa que esté pasando una situación difícil  y sea consciente de que no puede cumplir con sus obligaciones de pago a sus acreedores.

¿Qué es un concurso de acreedores
fortuito?

Es aquel donde la liquidación de la empresa no ha sido por culpa de los administradores sino por causas ajenas a la empresa.

¿ Pueden los autónomos y personas físicas pedir concurso de acreedores?

SI.  Si al concurso de acreedores puede acudir cualquier persona física o jurídica, aunque los tramites son diferentes.

¿Qué es un concurso voluntario?

Es cuando la empresa presenta concurso de acreedores voluntariamente sin que haya sido previamente solicitado por un acreedor en el juzgado de lo mercantil.

¿ Cuales son las fases del concurso de acreedroes?

Hay 4 fases diferenciadas. Fase común, fase de convenio, fase de liquidación y Pieza de Calificación. Todas muy importantes y que te contamos en detalle en esta sección

¿Quién cobra primero en un concurso de acreedores

Los primeros que cobran con los llamados créditos contra la masa, son aquellas deudas que se van generando una vez solicitado el concurso, es decir, una empresa una vez admitido el concurso no puede generar más deudas. Te lo contamos más extensamente en esta sección.

¿Tienes dudas?
¿No sabes qué hacer?
¿Necesitas ayuda como empresa?
¿Eres autónomo y necesitas ayuda?

Artículos e información y explicación de los concursos de acreedores

Pasos a seguir para presentar Concurso de Acreedores

Desde la presentación del 5 Bis de la Ley Concursal y la preparación de la documentación necesaria explicada en cada uno de sus pasos 

Te explicamos cada una de las fases que tiene que seguir todo concurso de Acreedores, pero no todas las fases se dán en todos los concursos. Solo la Fase común como su nombre indica es para todos igual.

Documentación necesaria para presentar el concurso.

Son cinco los principales documentos para presentar el concurso de acreedores, y si está obligada por ley, tambien tendrá que presentar la documentación de contabilidad. Te lo contamos aquí.

Diferencias entre un Preconcurso y un concurso de Acreedores

Hablamos sobre las diferencias y similitudes entre concurso y preconcurso. En ambos casos la premisa se repite, y es la intención de la empresa de salir adelante y cumplir sus obligaciones con los acreedores.